Beneficios

Barcelona y el proyecto no son sólo una promesa, sino un compromiso. Los principales beneficios que se obtendrán son los siguientes:

Durabilidad del legado de Barcelona’92. El proyecto aprovecha el legado de Barcelona’92 para dar un nuevo uso a las grandes construcciones que fueron proyectadas varias décadas atrás y demostrar que con leves intervenciones su utilidad actual es incuestionable.

Mejora del nivel de los deportes de invierno. Barcelona Pirineus es la oportunidad largamente aplazada y tanto tiempo esperada de poner los deportes de hielo y nieve en España al nivel de excelencia del resto de deportes. Los Pirineos deben ser el motor para mejorar el nivel de nuestros deportistas de invierno a la vez que un destino apetecible para la comunidad global de deportistas y turistas de nieve.

Reafirmación del ‘‘modelo Barcelona’’ de gestión de grandes eventos. A la luz de experiencias exitosas, el proyecto Barcelona Pirineus 2026 pretende actualizar el modelo de organización que toma el nombre de la ciudad, caracterizado por la visión del legado, la colaboración público – privada, y la participación ciudadana.

Posicionamiento global de Barcelona como ciudad inteligente. Los Juegos Olímpicos serán un acicate para extender nuevos paradigmas de sostenibilidad y bienestar urbano.

Extensión de la responsabilidad medioambiental. El proyecto lleva, en ambos polos, los estándares medioambientales más allá de lo estrictamente exigido, queriendo generalizar la responsabilidad medioambiental, incluso entre aquellas comunidades y ciudadanos no directamente afectados por el proyecto.

Ejercer el papel de capital al servicio de los Pirineos. La capital manifiesta el compromiso y la vocación de liderar el proyecto para ejercer su rol en el ámbito catalán y español, y, así, hacer posible vivir y trabajar en los Pirineos con calidad y conexión al mundo.