Cúrling en silla de ruedas

017 Curling en silla de ruedas

Es practicado por atletas sin movilidad o con movilidad reducida y los 10 equipos participantes deben estar formados por deportistas de ambos sexos. El curling en silla de ruedas entró por primera vez en la competición paralímpica en los Juegos de Invierno de Torino 2006. En el terreno hay dos círculos concéntricos de diferentes colores y cada equipo debe lanzar ocho piedras de granito e intentar colocarlas lo más cerca del círculo interior. Los puntos se otorgan en función de la cercanía y del número de piedras situadas cerca de la diana y de la puntuación total sale el equipo ganador. Las únicas variaciones hechas a las reglas dictadas por la Federación Mundial de Curling son la prohibición de barrer y la posibilidad de ayudarse de un stick para realizar el lanzamiento.

Curling en silla de ruedas en los JJPP de Vancouver 2010