JJOO Mediterráneos

La candidatura Barcelona Pirineus 2026 es una propuesta tan sorprendente como oportuna. Se trataría de los primeros Juegos de Invierno mediterráneos de la historia.

Barcelona es la única intersección posible ente la cultura nórdica –tradicionalmente  asociada a los Juegos de Invierno–, y la cultura mediterránea, que ha estado al margen hasta hoy de los eventos olímpicos invernales. Barcelona, con los Pirineos alinearía a públicos diversos, desde la familia olímpica hasta la ciudadanía.

Barcelona es más con los Pirineos y los Pirineos son más con Barcelona y esta es una gran oportunidad para mejorar la posición del país en el marco internacional de los deportes de invierno y posicionar el Pirineo como una cordillera de referencia.

La candidatura de Barcelona está en disposición de cambiar la imagen que se tiene actualmente de los Juegos de Invierno y de ensanchar los límites del olimpismo –tanto geográficos como simbólicos– porque se construye sobre la visión positiva que tiene el mundo de Barcelona, la calidez de su clima, su gente y su forma de vida, complementado por el hábitat alpino del Pirineo con su clima frío y su patrimonio natural y humano.