Presentación

Barcelona es una ciudad que crece cuando tiene sueños, y ahora queremos trabajar de manera firme, junto con los Pirineos, para alcanzar uno nuevo: ser la sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno del año 2026.
Sigue en marcha un proceso que nos debe llevar a alcanzar, en noviembre de 2017, la designación como candidata por parte del Comité Olímpico Español; a superar, en 2018, el corte del Comité Olímpico Internacional, y en octubre de 2019, a la nominación olímpica. Este es el objetivo y el camino que debemos recorrer.

Si los Juegos del 92 sirvieron para construir urbanísticamente la ciudad, dotarla de las infraestructuras necesarias y vertebrarla socialmente, la candidatura Barcelona Pirineos 2026 es una oportunidad única para vertebrar mejor nuestra ciudad con Cataluña, para consolidar su modelo de ciudad cohesionada, abierta y con personalidad propia, y para reafirmar su liderazgo y su proyección internacional como motor económico del sur de Europa.

Pero a nadie se le puede escapar la inmensa capacidad que tienen los Juegos Olímpicos de generar esfuerzos, recursos y oportunidades, y este es un valor que Barcelona quiere aprovechar, y que Cataluña puede y quiere beneficiarse. Los Juegos de 2026 pueden contribuir de manera decisiva al desarrollo de una parte importante del territorio catalán, y muy especialmente de los Pirineos. Es en este sentido que se interpretan las muestras de adhesión que la propuesta ha recibido desde todos los sectores sociales, políticos e institucionales de los Pirineos.

La candidatura Barcelona Pirineos 2026 es un proyecto de Barcelona para Cataluña. Un proyecto de una ciudad capital del Mediterráneo y que tiene un vínculo largo y fructífero con sus montañas. Un proyecto que vincula plenamente el papel de Barcelona, Cataluña y España con Europa. Un proyecto de Cataluña, con su capital al frente, en el mundo.

Barcelona Pirineos 2026 es también el ofrecimiento de una ciudad enormemente agradecida al movimiento olímpico. Una ciudad que como ninguna otra ha sabido entender e integrar el espíritu olímpico. Por eso con este proyecto, Barcelona se siente comprometida a trabajar con las instituciones y organismos competentes para promocionar a nivel catalán y español los deportes de invierno y de hielo.

Hecho el anuncio de la voluntad de Barcelona de ser la sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno del año 2026, ahora comenzamos el tiempo de reunir esfuerzos y voluntades. Es la hora, pues, de sumar. Y la suma será el mejor aval para construir la mejor candidatura posible.